Cirugia Bariatrica con el Dr. David Valadez
Teléfonos 4611.3902 y 55 5457.1205 | Urgencias 24H

Evaluación del paciente candidato para cirugía Bariatrica

Los estudios que la SEEDO y la SECO indican que deben realizarse a todo paciente que va a ser sometido a cirugía bariátrica son:

  • Hematometría completa, estudio de coagulación
  • Bioquímica básica, que incluya glucemia, perfil lipídico y hepático, función renal iones, proteína C reactiva
  • Vitaminas: ácido fólico, B12, vitaminas liposolubles (retinol, vitamina D, vitamina E, carotenos)
  • Minerales: calcio, fosforo, hierro, ferritina, magnesio, zinc
  • Serología de hepatitis B y C
  • Deteción de Helicobacter pylori (anticuerpos, test de aliento, gastroscopia), si la técnica quirúrgica implica exclusión gástrica
  • Radiografía de torax
  • Electrocardiograma
  • Estudio gastroduodenal: serie radiológica. Opcialmente gastroscopia, pHmetría y manometría esofágicas para  descartar hernia de hiato, reflujo gastroesofágico o infección por H. pylori
  • Ecografía abdominal
  • Pruebas funcionales respiratorias: espirometría y gasometría. Estudio polisomnográfico y oximetría de 24 horas
  • Hormonas: tiroideas, insulina y paratohormona
  • Interconsultas: psiquiatría, anestesia, e individualmente según las comorbilidades asociadas.
  • Historia clínica

En todo paciente candidato a cirugía bariátrica debe recogerse además de una historia de su obesidad, las comorbilidades asociadas, los tratamientos previos que ha realizado, una historia dietética que nos indique un patrón alimentario y que nos pueda decantar hacia una determinada técnica quirúrgica y sobre todo que nos oriente hacia una educación ya prequiruúrgia de hábitos que tendrá que realizar después de la operación.

  1. Determinaciones analíticas

    Además de los análisis de rutina de cualquier preoperatorio es necesario buscar déficit nutricionales específicos, como el déficit de vitamina D ya que existen trabajos que asocian hipovitaminosis D con obesidad mórbida, algunos con una prevalencia cercana al 80%. Es necesario realizar analíticas de valoración nutricional pues no es raro encontrar pacientes obesos con desnutrición. Serología de hepatitis ya que una hepatopatía crónica descartaría técnicas malabsortivas.

  2. Valoración neumológica

    Además de una Rx de torax, deben realizarse pruebas de función respiratoria: gasometría arterial sentado y decúbito, espirometría (un patrón restrictivo asociado a hipercapnia diagnostica un síndrome de hipoventilación-obesidad), un estudio polisonnográfico que diagnostique un SAOS, y si esto no es posible realizar al menos una pulsioximetría nocturna, ya que el tratamiento precoz de estas patologías mejora el riesgo anestésico y quirúrgico.

  3. Valoración cardiológico

    Además del ECG, realizaremos un ecocardiograma que nos descarte disfunción del ventrículo izquierdo o datos de hipertensión pulmonar  crónica. Puede ser necesario realizar una prueba de esfuerzo si existe sospecha de cardiopatía isquémica.

  4. Valoración digestiva
  5. Se debe realizar una ecografía abdominal para descartar litiasis biliar ya que en estos casos se asocia una colicistectomía. En casos de cirugía que cursa con exclusión gástrica como el bypass gástrico debe hacerse una EDA para descartar posibles procesos a los que después no podremos acceder y también con el fin de diagnosticar y erradicar el helicobacter pylori. La coexistencia de una hernia de hiato suele solucionarse con la pérdida posterior de peso al disminuir la presión intraabdominal, pero si la hernia es de gran tamaño debe hacerse una corrección quirúrgica durante la cirugía bariátrica.

  6. Valoración psiquiátrica
  7. Se realíza un complejo estudio por medio de entrevistas clínicas tests psicológicos y valoración del comportamiento del paciente con el fin de analizar si existe contraindicación psiquiátrica para la cirugía, ayudar a  determinar la técnica y dar pautas al paciente para el seguimiento

  8. Valoración anestésica
  9. Los pacientes obesos presentan trastornos fisiológicos a nivel cardiorrespiratorio que ocasionan mayor morbimortalidad anestésica, así como dificultad en la intubación y mayor incidencia de complicaciones perioperatorias como neumonías, trombosis venosas e infecciones de herida quirúrgica. Los hospitales donde se realicen estas intervenciones deben contar con unidades de críticos.

  10. Consentimiento informado
  11. La información debe ser oral y escrita, debe incluir los beneficios y los riesgos de la cirugía, información sobre la forma de comer después de la cirugía, sobre el seguimiento de por vida, sobre la contraindicación de embarazo durante el primer año postcirugía.

    En definitiva, la cirugía bariátrica es un procedimiento complejo, no solamente por la técnica quirúrgica en sí, sino por todo el proceso previo (selección del paciente y estudio preoperatorio) y posterior a la cirugía (seguimiento de por vida del paciente). Esto exige sobre todo una gran coordinación de los profesionales sanitarios implicados.

Bibliografía

  • Hubert HB et al. Obesity as an independent risk factor for cardiovascular desease: a 26-year follow-up of participants in the Franmingham Hearth study. Ciculation 1983; 67: 968-977
  • Fontaine KR et al. Years of life lost due obesity. JAMA 2003; 289: 187-93
  • Ayyad C et al, Long-term efficacy of dietary treatment of obesity: a systematic review of the studies published between 1931 and 1999. Obes Rev 2000; 1:113-119.
  • NIH Conference. Gastrointestinal surgery for severe obesity. NIH Consensus development conference statement. Am J Clin Nutr 1992; 55: 615-619
  • Evaluación de las tecnicas de cirugía bariátrica en la obesidad mórbida. SERGAS. AVALIA-T. INF 2001/06
  • Consenso SEEDO 2000 para la evaluación del sobrepeso y la obesidad y el establecimiento de criterios de intervención terapéutica. Med Clin 2000; 115:587-597
  • Recomendaciones y algoritmo de tratamiento del sobrepeso y la obesidad en personas adultas. Med Clin 2004; 122: 104-10
  • SECO. Recomendaciones de la SECO para la práctica de la cirugía bariátrica (Declaración de Salamanca). Cir Esp 2004; 75: 312-314
  • Consenso SEEDO 2007 para la evaluación del sobrepeso y la obesidad y el establecimiento de criterios de intervención terapéutica. Med Clin 2007; 128: 184-96
  • ASBS. Guidelines for garanting privileges in bariatric surgery. Obes Surg 2003; 13: 238-239
  • Schilling et al. National trends in adolescent bariatric surgical procedures and implications for surgical centers of excellence. J Am Coll Surg 2008; 206:1-12
  • Sugerman et al. Effects of bariatric surgery in older patients. Ann Surg 2004; 240: 243-247.
  • Cummings DE, Flum DR. Gastrointestinal surgery as a treatment for diabetes. JAMA 2008; 299: 341-3
  • Lewis MC et al. Change in liver size and fat content after treatment with optifast very low calory diet. Obes Surg. 2006; 16:697-701
  • Martinez-Valls y Cibera. Déficits nutricionales tras  cirugía bariátrica. Rev Esp Obes 2007; 5: 19-26
  • Alastrué A et al. Priorización de pacientes en cirugía bariátrica: índice de riesgo. Cir Esp 2004; 75: 225-231
  • Rubio Herrera M.A. Manual de Obesidad Mórbida. 2006 Editorial médica Panaméricana
- SACA UNA CITA -
empieza a cambiar tu vida
Contactame en: david.valadez@cirugia-bariatrica.com.mx
Ciudad de México. Hospital Ángeles del Pedregal | Torre Ángeles Consultorio 725
Camino a Sta. Teresa 1055, Magdalena Contreras, Heroes de Padierna, 10700
Teléfono 4611.3902